La energía solar no para de hacerse más y más barata. Las últimas subastas en Oriente Medio y América Latina han dejado en ridículo los pronósticos más optimistas.

Esta semana, La Abu Dhabi Water and Electricity Authority confirmó que el precio récord por kilovatio/hora pasó a estar en 2,26 céntimos. Y sin subvenciones de ningún tipo.

Como explica Ramez Naam, eso es la mitad del precio de la energía producida por gas natural en Estados Unidos, donde el gas natural es muy muy barato.

Hace ya bastante tiempo que el autoconsumo privado se encuentra en el umbral de la rentabilidad. La pregunta importante es cuándo conseguiremos que las energías renovables dominen el mercado. Que una nueva oferta en Emiratos Árabes esté en estos precios, solo significa que ese objetivo empieza a hacerse real.

No es ya que el kWh fotovoltaico sea más barato que el de gas natural, es que es más barato que el precio del combustible que se utiliza para producir este último. Habrá que pensarse muy seriamente las grandes inversiones en infraestructuras eléctricas porque, como dice Naam, estamos ante el contrato más barato que se ha firmado nunca. Independientemente del tipo de energía del que hablemos.

Y es una tendencia sólida. A principios de año contábamos que el precio de la energía solar se había desplomado hasta la mitad en un solo año. Y países como Alemania, Escocia o Costa Rica “se peleaban” por conseguir llegar a la energía gratis.

Ahora mismo hay otras ofertas públicas que sitúan los precios siempre por debajo de los 3 céntimos. En Chile hace poco más de un mes se situó en 2,91 centavos. En México, la última oferta se cerró en 3,5 centavos, casi la mitad de lo que costaba hasta el momento. Si la pregunta es “¿Cuándo las energías renovables serán más baratas y eficientes que las no renovables?”, la respuesta parece ser: “Mucho antes de lo esperado”.

 

Noticias Ambientales

Comentarios

comentarios