La comida que pisamos

Para seguir desarrollando esta sección de “Malezas comestibles” y “Plantas autóctonas”, hoy traje este video donde el agricultor Josep Pàmies, de forma simple nos muestra “malas hierbas” y “malezas comestibles” que por desconocimiento solemos pisar. Hierbas y plantas que en realidad son alimentos y, como dice el propio Pàmies,

 

NuevaEcología

Francia y Japón, líderes en alimentación sostenible

Los países del G20 tienen una alimentación diferente, pero todos deben afrontar el impacto de la malnutrición o el desperdicio de alimentos con políticas con las que Francia y Japón destacan a la cabeza y la India a la cola del grupo.

La sostenibilidad de los sistemas alimentarios es lo que mide un nuevo índice elaborado por la Unidad de inteligencia de The Economist y el Centro para la alimentación y la nutrición de la Fundación Barilla, de la conocida compañía italiana de pasta.

Para el estudio eligieron a los países miembros del grupo de las veinte mayores economías, que concentran el 85 % del PIB y dos tercios de la población a nivel global, y a otros seis invitados de regiones menos representadas (Colombia, Egipto, Etiopía, Israel, Nigeria y Emiratos).

A los 25 países seleccionados los puntuaron en función de su capacidad para alimentarse de forma sana y sin agotar los recursos naturales a partir de 58 indicadores.

El índice general lo lideran Francia, Japón y Canadá por su “buena política ambiental y la concienciación de los consumidores”, afirmó la investigadora de The Economist Maria Luiza Apostolescu.

Noticias Ambientales

¿Qué es la macadamia?

Macadamia

Es posible que hayas oído hablar de las nueces de macadamia, unos frutos secos que recuerdan bastante a los que tiene el nogal (Juglans regia), que te dan un aporte extra de energía, además de ser muy nutritivos y de tener un sabor exquisito. Pero, en realidad, la palabra ”Macadamia” hace referencia a un género de árboles y arbustos, la mayoría originarios de Australia, que se pueden usar como plantas para dar sombra o para delimitar zonas en el jardín.

Se trata de plantas muy interesantes: su cultivo es sencillo y, a cambio de proporcionarle unos mínimos cuidados, se puede conseguir unos deliciosos frutos que te saciarán el hambre en un santiamén ???? .

 

Características de la Macadamia

Hojas de Macadamia integrifolia

La Macadamia es el género botánico de 14 árboles y arbustos que crecen, sobretodo, en el este de Australia. También se pueden encontrar en Nueva Caledonia, Indonesia y las Célebes. Pertenece a la familia Proteaceae. Se caracteriza por medir de entre 2 y 12 metros de altura, con hojas lanceoladas de 6-30cm de largo por 2-13cm de ancho.

Las flores, que brotan a finales de invierno, se agrupan en inflorescencias axilares o terminales, largas (de 5 a 30cm de largo), de color blanco, rosado o púrpura. El fruto es un folículo leñoso muy duro, tiene forma globosa y en su interior se encuentra 1 o 2 semillas, las cuales en dos especies son comestibles: Macadamia integrifolia y Macadamia tetraphylla.

¿Cómo se cuida?

Si quieres cultivar alguna especie de esta planta, sigue nuestros consejos:

  • Ubicación: a pleno sol.
  • Suelo: no es exigente, pero prefiere los neutros.
  • Plantación: en primavera, dejando 8m entre plantas.
  • Riego: moderado, 3 veces por semana en verano, y cada 4-5 días el resto del año.
  • Abonado: se debe abonar con abonos orgánicos, como humus de lombriz o estiércol durante toda la temporada de crecimiento (primavera y verano).
  • Poda: se han de quitar las ramas secas, débiles o enfermas en otoño.
  • Recolección: en verano y otoño.
  • Rusticidad: no soporta las heladas.

Propiedades de las nueces de macadamia

Nuez de Macadamia

Las nueces de Macadamia, o nueces australianas tienen interesantes propiedades y beneficios para la salud, que son la reducción del colesterol, mejora de la digestión, evita el estreñimiento por su alto contenido en fibra, y es además energético. Interesante, ¿no crees?

Jardineria On

NuevaEcología

La nueva Gobernadora General de Nueva Zelanda es vegana

La semana pasada, la Dama Patsy Reddy fue nombrada Gobernadora General de Nueva Zelanda. La primera vegana, y tercera mujer, en llegar al cargo celebró con un banquete de platos veganos encabezado por caldo de champiñones, bollos hervidos con berenjena asada, pepino en vinagre, tofu frito, y para el postre, pastel de limón y chocolate con dátiles.

Los cuatro cocineros en la Casa Gubernamental donde Reddy vivirá, comentaron que seguirán innovando con menús veganos para la nueva Gobernadora General, sus visitantes y para los eventos futuros. Además de ejercer el rol de la representante de la reina, la Gobernadora General servirá como Comandante en Jefe del grupo militar Guardìa Real de Honor.

Respecto a este histórico hecho, la portavoz de la Sociedad Vegana de Nuevana Zelanda, afirmó que “es realmente muy emocionante saber que tenemos a una Gobernadora General vegana, estoy segura de que ayudará a hacer que el movimiento sea mucho más conocido”.

 

Noticias Ambientales

Cereales integrales, legumbres y semillas, ¿Malos para tu salud?

Durante años, muchos, estuve consumiendo de forma inadecuada granos, semillas, cereales integrales en general. ¿Por qué? Simplemente porque no contaba con información al respecto. Así como se ha perdido la costumbre de cocinar en casa, se ha perdido también el conocimiento, o quizás la sabiduría que se requería para mantener a la familia bien nutrida. Durante años esos conocimientos estuvieron en manos de las mujeres, que por diversas razones socioeconómicas que no viene al caso discutir ahora, tuvieron que abandonarlos para adquirir otros saberes. Hoy, estamos tratando de recuperar esa sabiduría, esas técnicas, ese arte, para poder aplicarlo hombres y mujeres de acuerdo a capacidades, necesidades y gustos de cada uno, sin importar el género.

seeds photo

Decía que estuve consumiendo mal estos alimentos, porque como tanto vegetariano que hay dando vueltas, cuando dejé las carnes empecé también a incluir cereales integrales, legumbres y semillas. A la soja la pasé de largo prácticamente desde un principio, aunque cundo la consumía tenía la precaución de remojarla. A las otras legumbres las remojaba porque si no no había forma de cocinarlas (bueno, algunas como las lentejas iban directo a la cocción), pero semillas y cereales nunca pasaron por este proceso en mi cocina hasta hace unos meses, en los que me topé con esta información investigando sobre metabolismo y antinutrientes.

Como mi alimentación de los últimos 10 años fue muy variada y he suplementado de forma natural los nutrientes más importantes, no he tenido problemas de ningún tipo, pero desde que remojo todos los cereales he experimentado más energía, aún mejor digestión y ganancia de peso (atención chicas, no se asusten con esto, es un resultado deseable en mi caso que siempre fui delgado, pero el remojo no engorda). 

Santas saponinas, Batman!

Las saponinas son unos antinutrientes presentes en las solanáceas y otras familias de plantas, como la quinua o el mijo; una especie de insecticida natural que tienen para evitar ser comidas por los animales. Te das cuenta de su presencia por la espuma que producen al enjuagarlos. El asunto es que los lavás bien y el agua sale limpia y te quedás tranquilo. O incluso comprás quinua que viene ya “sin saponina” y al enjuagarla el agua sale limpia. Pero si los dejás en remojo 12hs, al enjuagar nuevamente sigue saliendo espuma.

Te preguntarás, ¿qué me va a hacer un poco de espuma en la comida? Bueno, lo cierto es que las saponinas dañan las paredes intestinales, produciendo permeabilidad intestinal, permitiendo que ingresen al torrente sanguíneo elementos nocivos para tu salud e inhibiendo el correcto transporte de sustancias que son necesarias. La estructura química de las saponinas les permite enlazar agua con grasa, y esto hace que puedan adherirse con facilidad a las paredes intestinales, provocando una reacción que aumenta la porosidad y provoca daños a largo plazo. Pero no todo es tan malo, ya que también esta capacidad de enlazar grasas es lo que ayuda a reducir los niveles de colesterol.

Es por esto que es de suma importancia el remojo de estos granos y su enjuague exhaustivo. Algo siempre queda, pero en relación con los nutrientes que te ofrecen, salís ganando. Si algún día comés quinua o mijo sin remojar, no te vas a morir, pero hacer de esto un hábito puede deteriorar tu salud a largo plazo.

No todas las saponinas son iguales, y hacen falta más estudios para arribar a conclusiones sólidas, pero por lo pronto, este estudio demostró que algunas saponinas son más dañinas que otras, y su efecto inmediato de permeabilidad intestinal e inhibición de nutrientes.

Dependiendo de tus necesidades y capacidades, deberías evaluar la cantidad de estos cereales a consumir.

Fititos, fitatos

El ácido fítico es un antioxidante muy potente, pero además es un antinutriente presente en la mayoría de los cereales y legumbres, que también puede ser neutralizado con un remojo prolongado. Una vez en tus intestinos, se convierte en fitatos, que si bien tienen un efecto positivo al enlazarse a metales pesados como el cadmio permitiendo su eliminación, también se enlazan con facilidad a otros minerales como el calcio, el hierro y el magnesio, impidiendo su absorción. Es por esto que muchos vegetarianos padecen de anemia, no porque no consumen suficiente hierro, sino porque consumen demasiado ácido fítico.

Entonces, es malo el ácido fítico? Bueno, depende de tu condición general. Si consumís poco hierro y mucho ácido fítico, no te va hacer bien. Pero si consumís buena cantidad de hierro, y poco ácido fítico, te va a ayudar a eliminar metales pesados que entran en tu cuerpo por la contaminación del aire, del suelo y del agua, aunque se lleve un poco de los minerales buenos que no sería tan grave si tenés una buena ingesta. Al menos eso puede desprenderse de este estudio que ha encontrado resultados sorprendentes incluso en la prevención y tratamiento del cáncer a través de la ingesta de ácido fítico.

Y entonces ¿cómo como?

Lo cierto es que tanto las saponinas como el ácido fítico están presentes en la mayoría de los cereales, legumbres, semillas, granos y frutos secos que consumimos. Son parte estructural de los mismos, pero no están presentes en sus versiones refinadas (arroz blanco, harina blanca), por eso las personas que no siguen una “dieta saludable” podrían, al menos en su juventud, no tener problemas de intestino permeable, anemia, o desórdenes hormonales (lo que les suceda a largo plazo dependerá de muchos otros factores). Pero para vos y para mí, que tratamos de comer de manera consciente, es importante contar con esta información, porque la mayoría de las veces vamos estar comiendo  mijo, quinua, arroz integral, legumbres, semillas y frutos secos.

Es por esto que la “dieta paleo” descarta de sus filas a los cereales y legumbres, pero como te decía en párrafos anteriores, no todo es tan malo en el ácido fítico y la saponina, y si tenés una alimentación equilibrada y te encargás de reducir los niveles de estos dos antinutrientes, no creo necesario eliminar estos grandes grupos de alimentos de tu dieta.

Es un garrón querer comerse un plato de quinua y no haberla dejado en remojo la noche anterior, por lo que organizar el menú semanal puede ser de gran ayuda. Lo mismo sucede con los frutos secos: nueces, almendras, tenés ganas de comer algo de eso y no están remojadas… “¡¡¡me van a perforar el intestino!!!” No, no, tampoco es tan así, no seamos exagerados. Pero lo cierto es que el remojo de doce horas (y posterior tostado en el horno para nueces y almendras, porque sino son una goma de imposible apreciación culinaria) no sólo reducen muchísimo los antinutrientes, sino que además permiten una mejor absorción de los nutrientes propios. Porque son semillas, y el remojo inicia el proceso de germinación, habilitando su poder enzimático.

Entonces, mucho remojo para todos, mucho enjuagado para los que tienen saponina (quinua, amaranto, mijo, garbanzos, porotos), y luego cocción prolongada, sobre todo en el caso de las legumbres.

La avena también va a requerir un remojo, y el pan de harina integral sería muy conveniente realizarlo con el proceso natural de la masa madre y no con levadura comercial. Ya que la fermentación del ácido láctico lo vuelve mucho, muchísimo más digerible y su leudado prolongado se encarga de neutralizar gran parte de los antinutrientes. Acá la receta de Pedro Lambertini y acá mi nota sobre un gran panadero que trabaja con la masa madre.

 

S//

NuevaEcología

Filadelfia ha aprobado el impuesto de los refrescos y bebidas azucaradas

Filadelfia ha aprobado el impuesto de los refrescos y bebidas azucaradas, convirtiéndose en la primera ciudad importante de Estados Unidos en aplicarlo. Como ya explicamos anteriormente, la primera en aprobar un impuesto de los refrescos fue Berkeley, una pequeña ciudad con 112.000 habitantes, pero que una gran ciudad haya introducido el gravamen, sienta precedente para que otras ciudades importantes del país tomen la misma medida, algo que teme el sector de la industria de los refrescos y bebidas endulzadas.

Para el Alcalde de la ciudad, Jim Kenney, se trata de una inversión histórica para el sistema educativo y sus barrios, pero este gravamen no va a tener el efecto deseado, ya que no es un aumento significativo y no va a desanimar a los consumidores en la compra de este tipo de bebidas, otra cosa hubiera sido si se hubiera aprobado la medida inicial, con la que pretendía establecer un impuesto del doble del actual, pero se planteó reducirlo para poder abarcar más tipos de bebidas. Como ejemplo de fracaso se puede citar la poca efectividad que ha tenido el impuesto en Berkeley, cuyo importe es el mismo que ahora se aplica en Filadelfia, y cuyos objetivos no ha logrado cumplir.

Se trata de un impuesto que tiene un claro objetivo recaudatorio para ayudar a engrosar el dinero de las arcas públicas. Se baraja una recaudación que rondará los 91 millones de dólares el próximo año, y se habla de que gracias a este dinero se financiarán programas de educación pre-K (pre-jardines de infancia), se mejorarán las instalaciones de parques y centros de recreo, y con lo que sobre, se aumentarán los fondos generales de la ciudad. En ningún momento se ha hablado de programas para mejorar la alimentación y el estilo de vida, como por ejemplo la subvención de alimentos saludables, planes de atención a quienes padecen sobrepeso y obesidad, etc.

Con un gravamen relativamente pequeño no se desalentará el consumo, y esto interesa al Ayuntamiento, ya que con ello asegura una buena recaudación. Son muchos los estudios que demuestran que este tipo de impuestos deben ser elevados para que sean efectivos, un mínimo del 20% del valor de los productos sí provocaría la reducción del consumo y la mejora de la salud de la ciudad, pero parece evidente que ese no es realmente el objetivo.

El impuesto entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2017 y se aplicará a los distribuidores, pero tal y como pasó en Berkeley, posiblemente las empresas asumirán parte del gravamen, con lo que la subida de precio para el consumidor será tan pequeña que no provocará una reducción del consumo. Según leemos aquí, desde el ayuntamiento se declara que es responsabilidad del consistorio hacer todo lo posible para informar a la comunidad sobre los verdaderos riesgos para la salud de las bebidas endulzadas con azúcar, asegurando que sólo el tiempo dirá si el gravamen tiene un efecto positivo en la población. Posiblemente ya conocen la respuesta, basta con ver los resultados obtenidos en Berkeley, pero como hemos comentado, la finalidad parece ser otra.

La industria de las bebidas comenta que es un impuesto regresivo que demoniza de forma injusta a las bebidas y refrescos, ya que existen otros muchos productos responsables del sobrepeso y la obesidad. Por otro lado, manifiesta que no tiene sentido gravar sobre las bebidas sin azúcar y sin calorías, lo que demuestra el carácter discriminatorio del gravamen. La industria considera que se trata de un impuesto ilegal que viola la constitución del Estado de Pennsylvania. Dada la base legal expuesta, se van a emprender acciones legales contra el Ayuntamiento.

Con la excusa de mejorar la alimentación y reducir el sobrepeso y la obesidad, esta es una nueva fórmula para aumentar los ingresos en las arcas públicas, modelo que seguramente van a intentar secundar otras grandes ciudades. Si realmente se quisieran alcanzar estos objetivos, se aplicaría un gravamen elevado a todos aquellos productos que por su alto contenido en azúcar fueran perjudiciales para la salud, se legislaría para obligar a la reformulación de productos, se invertiría en programas para mejorar la alimentación reduciendo el coste de los alimentos saludables para que fueran más accesibles, y así un largo etcétera.

http://gastronomiaycia.republica.com/

NuevaEcología